ATT
¿POR QUÉ SE HINCHAN LOS MÚSCULOS?
Seguro has visto en el gimnasio que al acabar una serie de repeticiones con un peso considerable tus músculos están algo hinchados y parece que ¨de repente¨ han crecido. Esto tiene su explicación fisiológica y, básicamente, se debe a la acumulación de líquidos en la zona porque el corazón late más deprisa debido al esfuerzo.
Al empezar el ejercicio ocurren básicamente dos cosas: el corazón aumenta su frecuencia cardíaca para enviar más sangre al músculo y la presión sanguínea se eleva al acoger las arterias mayor cantidad de sangre. Al contraerse los músculos presionan a las arterias y esta tensión extra hace que se expulse agua, que se sitúa alrededor de los compartimentos musculares y es lo que da la sensación de hinchazón.
Esta presión también hace que las venas se acerquen a la piel, por lo que es normal que notemos nuestras venas muy marcadas al realizar nuestra rutina de pesas. Todo es debido a ese aumento de sangre en el sistema circulatorio y el aumento de tensión, no es que de repente tus músculos hayan crecido.
Este efecto suele ceder a la media hora o la hora de dejar de entrenar, por eso lo correcto es hacer algo de ejercicio aeróbico y/o estiramientos al acabar con las pesas para restablecer la normal circulación. Después que la presión sanguínea sea normal los fluidos de alrededor del músculo vuelven a él y el tamaño muscular parece que ha menguado.
Este es un efecto curioso, ya que tras hacer una serie de pesas es normal ver a la gente mirarse en el espejo del gimnasio creyéndose que su músculo realmente está creciendo.
Que el espejo no te engañe... para crecer hay que tener paciencia, descanso y buena alimentación, como sabemos estas cosas van despacio y no se consiguen en un día.